¿Por qué no utilizar juegos para aprender inglés? Tanto los niños como los adultos recordamos mejor aquello que practicamos. Cuando estamos relajados, reímos y lo pasamos bien, resulta más fácil memorizar palabras en inglés y, sobre todo, saber expresarlas de forma natural.

En este post vamos a proponerte algunos juegos para practicar inglés que te pueden resultar prácticos si estás conociendo este idioma, o te gustaría enseñárselo a alguien.

 

1. Juego de imitar a los animales

Un juego que puede ser muy divertido para los niños, o también para romper un poco el hielo en una clase de conversación en inglés, es el de las onomatopeyas. ¿Sabías que los perros en inglés dicen “woof, woof”, en vez de “guau-guau”? ¿O que un gallo no dice “quiquiriquí”, sino “cock-a-doodle-doo”?

Que cada uno de vosotros se aprenda una onomatopeya y los otros tengan que adivinarla. Es un juego que además puede ser muy entretenido cuando hay alumnos de distinta nacionalidad.

2. Jugar al bingo

Una forma muy sencilla de aprenderse los números en inglés. A lo mejor te resulta fácil el one, two, three… pero, ¿y cómo se dice 523?, ¿o 412? Para jugar al bingo no hace falta un bombo con bolas, puedes hacerlo simplemente con papeles o cartulinas con los números correspondientes apuntados.

Cada alumno tendrá así que pronunciar el número que tenga en la ficha, y también entenderlo. Para que sea más complicado, no escribas el número como letra.

–> Continúa leyendo en El Blog de Idiomas